Alquilar un guardamuebles

El alquiler de un guardamuebles puede ser una buena opción si necesita de un espacio para almacenar objetos que no utiliza.

La acumulación de documentos en empresas, reformas en el hogar, una mudanza o la falta de espacio son algunas de las causas que nos llevan a alquilar un guardamuebles. Es una solución si necesitas alquilar un espacio por un tiempo determinado.

Se trata de espacios que funcionan como buhardillas en las que podemos depositar desde pequeños objetos hasta vehículos de época o barcos.

El funcionamiento de los guardamuebles es bastante sencillo. Solo necesitamos definir el espacio que necesitamos, empaquetar los muebles y llevarlos a los almacenes que contratamos previamente.

La contratación de los guardamuebles puede ser semanal, quincenal o mensual o por tiempo indefinido. El pago se puede realizar en efectivo o por domiciliación bancaria.
En los contratos generalmente se estipula que el trastero no se puede utilizar como vivienda particular y no se pueden guardar objetos robados, peligrosos, ilegales o perecederos. También nos comprometemos a dejar el guardamuebles en buenas condiciones. En caso de que el cliente no retire sus objetos o deje de pagar la cuota del alquiler, la empresa podrá retirar los artículos, comunicando previamente al cliente. 

Anuncios