¿Te mudas con un perro? Te damos algunos consejos

Es algo que parece muy fácil. Solo te llevas a tu perro a tu nuevo hogar y punto. No es tan fácil. Igual que ya hablamos en su día de algunas características a la hora de mudarte con un gato, existen una serie de factores que tendrás que pararte a pensar si te vas a mudar con un perro. Aunque tu perro vaya a adaptarse a su nuevo hogar en un plazo de 3 o 4 días, es bueno que sigas una serie de consejos que te dejamos a continuación.

Tu perro ya tiene asimilada su ciudad, pueblo o barrio como su territorio, ya que al pasearlo, el perro se acostumbra a estar siempre en su zona, así que hay que tener cuidado si quieres llevártelo de un día para otro a un nuevo lugar. Antes de comenzar la mudanza debes saber que:

  • Si la mudanza que vas a realizar es en la misma ciudad o pueblo, lo ideal es que vayas a la nueva zona y le des un buen paseo varias veces antes de tu mudanza. Así, tu perro comenzará a familiarizarse con la zona.186
  • Es importante que tu perro posea el chip por si en algún momento en tu nuevo hogar se perdiese, poder recuperarle mediante el identificador.
  • No compres nada nuevo para tu perro. Debes continuar con sus juguetes, camas y todo lo relacionado con su día a día intacto. Es clave que el perro relacione desde un principio sus cosas de siempre con su nuevo hogar.
  • No dejes todo por medio para tu mudanza. Esto puede implicar que tengas las cosas del perro guardadas pero te queden todavía unos días para irte. Intenta guardar las cosas del perro lo último para no variar la rutina con el. Evita cambiar los hábitos de paseos en los días previos a irte. Ya se sabe que tenemos menos tiempo libre pero es importante que te organices bien para no descuadrar mucho al perro.

 

El día de la mudanza debes tener cuidado. Si tu perro no es muy tranquilo cuando llega gente a casa, debes intentar dejárselo a cualquier amigo o familiar el día que vengan a vaciar la casa. Si no puedes dejarlo con nadie, evita por todos los medios que el perro esté calmado mientras se realiza el trabajo. Cuando ya haya terminado el traslado te aconsejamos lo siguiente:

  • Lleva al perro a un largo e intenso paseo, que queme energía antes de entrar al nuevo hogar. De esta forma llegará más calmado al nuevo destino.
  • Es importante que cuando el perro entre ya se encuentre todos sus enseres desembalados y colocado en el sitio donde vaya a estar habitualmente todo, su cama y sus juguetes, para que vaya familiarizándose con el nuevo lugar. Además, puedes esconderle premios en forma de huesos de galletas o algún alimento que le encante por la casa para que se sienta recompensado por estar allí.
  • Desde el momento que llegues, debes seguir con la misma rutina habitual que ya tenías antes de la mudanza en cuanto a horarios de paseos, comidas, etc.. para que el perro no tenga tantos cambios seguidos.
Anuncios